MENSAJE DEL PÁRROCO - 13 DE MAY DE 2022




Queridos Feligreses de San Martín,


Mayo es el mes de especial devoción a nuestra madre, María. Piense en eso por un segundo: María es nuestra madre. Sin mamá, no tenemos vida; del mismo modo, sin María no tenemos una vida espiritual. Así de esencial es para nosotros. Hace un par de fines de semana, visité a un amigo mío en Pennsylvania para la Primera Comunión de su hija, y de mi ahijada. Mi amigo ha vuelto a la vida espiritual recientemente, y tiene más hambre de crecer en su fe. Mencionó que en el camino al trabajo todos los días ahora reza el rosario. Ese fue el factor decisivo para mí. Su renacimiento en su vida de fe y su deseo cada vez más profundo de vivir una vida católica comprometida está cimentada en su floreciente devoción Mariana. Nuestra Santísima Madre desea que estemos plenamente vivos en Cristo, y cuando nos volvemos a ella, ella nos adquiere las gracias para una conversión más profunda. Muy a menudo, lo que todos nuestros esfuerzos y luchas no pueden lograr, María lo logra para nosotros si nos volvemos a ella en confianza. En mi propia vida espiritual, he encontrado dos devociones marianas particularmente útiles para sostener y profundizar mi vida en Cristo: el rosario y consagrarme a la Santísima Madre. Hay muchas maneras de consagrarse a María, siendo mi favorita la promovida por San Luis María de Montfort. Si no están familiarizados con una u otra devoción mariana, le animo encarecidamente a que intente incorporarla en su propia vida espiritual.


Por favor, mantengan el alma de la Sra. Arlene Patti en oración. Ella fue nuestra gerente de la oficina de la escuela durante casi una década, y falleció repentinamente el domingo pasado. Muchos de ustedes asociados con la escuela recordarán la calidez, amabilidad y profesionalismo de Arlene. Ella será muy extrañada por tantas familias cuyas vidas tocó a lo largo de los años. Su misa fúnebre será el viernes 20 de mayo a las 11:00 a.m. en St. Mary’s en Barnesville.


Además, por favor oren por nuestros estudiantes que comulgarán por primera vez (14 de mayo) y confirmandos (16 de mayo), así como por un número de jóvenes que recibirán sus sacramentos de iniciación el 21 de mayo. La gracia de Dios se derrama abundantemente sobre nuestros jóvenes para que sean la luz del mundo y la sal de la tierra como discípulos de Cristo.


En Cristo Resucitado,








P. David

88 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo