MENSAJE DEL PÁRROCO - 27 DE MAYO DE 2022

Queridos Feligreses de San Martín,


El otro día salí a cenar con unos amigos, y cuando me recogieron estaban concluyendo la Coronilla de la Divina Misericordia a través de FaceTime con su familia en El Salvador. Realmente me llamó la atención, porque aquí hay personas separadas por miles de millas, sin embargo, parecían tan cercanas; no solo por FaceTime, sino por la comunión espiritual. Esa podría ser una buena imagen mientras meditamos en la Ascensión. Jesús se ha sentado a la diestra del Padre, por lo que puede parecer distante (¡no lo está!). A través de la oración compartimos una profunda e íntima comunión con nuestro Señor. La comunión espiritual supera cualquier posible sentimiento de distancia. La experiencia también me hizo pensar en el valor de un sentido de separación. Tal vez si la familia estuviera toda junta no harían el esfuerzo de orar juntos, pero debido a su separación, su deseo de unión espiritual aumenta. Así es con nuestro Señor. Deseamos aún más unirnos a él elevando nuestra mente y nuestro corazón al reino de los cielos. Los apóstoles se volvieron más fervientes en la oración y la adoración después de la Ascensión, una vez que Cristo ya no estaba con ellos en un sentido terrenal. Nuestro deseo por Cristo aumenta en la medida en que consideramos nuestra distancia de Él. El bebé que está con su madre no se da cuenta de su deseo por ella tanto como cuando ella se aleja un poco. Su deseo se despierta y profundiza cuando se da cuenta de que ella está en otro lugar, y se esfuerza por alcanzarla. Así que nuestro deseo por el Señor sólo debe crecer más profundo y más fuerte a medida que Él ha ascendido a su Padre. Nos acercamos al Señor y lo poseemos en la medida en que dejamos que nuestro deseo nos lleve a la oración y a la comunión sacramental con Él.


Espero celebrar nuestra Misa de Campo anual de Pentecostés y el picnic parroquial el próximo domingo 5 de junio a las 12:00 p.m. Llueva o truene nos brinda una gran oportunidad para adorar, compartir una comida y disfrutar como una familia parroquial.


Suyo en Cristo,







P. David

103 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo