MENSAJE DEL PÁRROCO - 1 DE JULIO DE 2022

Estimados feligreses de San Martín,


La decisión Dobbs de la Corte Suprema marca un momento histórico para nuestra nación. El fallo se produce después de cincuenta años de esfuerzos de base para resaltar el hecho de la humanidad del bebé por nacer. Estos esfuerzos incluyen la oración y el ayuno, la participación en la Marcha por la Vida anual, el voluntariado en centros de crisis de embarazo, la protesta pacífica y orante en las clínicas de aborto, el apoyo a las madres en embarazos en crisis y el asesoramiento post-aborto para hombres y mujeres.


Nuestra camioneta familiar tenía una calcomanía en el parachoques que decía: “El aborto detiene un corazón que late”. El hecho de que la decisión Dobbs se haya publicado en la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús tiene una resonancia especial para muchos de nosotros. Sabemos que nuestra misión no es ganar batallas legales o peleas a gritos de la sociedad; más bien, nuestra misión final es construir una cultura de la vida, donde cada ser humano sea bienvenido y apreciado.


Vivimos en una cultura adicta a los fragmentos de sonido, donde “tomar caliente” es todo lo que muchas personas tienen en su banda ancha para procesar. Durante la semana pasada he escuchado algunos de las viejas noticias falsas revividas con respecto al tema del aborto. Estos incluyen:


—El movimiento pro-vida desea imponer su creencia religiosa en nuestra sociedad religiosamente neutral: Esto es falso, porque la posición pro-vida toma una postura de la ciencia. Siempre es alentador ver letreros en la Marcha por la Vida que dicen: “Ateos por la Vida”. La humanidad de los no nacidos es una realidad científica antes de ser una creencia religiosa. La mejora de la ciencia prenatal del último medio siglo solo ha fortalecido esta verdad. (Aparte, no existe tal cosa como una sociedad religiosamente neutral).

—El aborto es atención médica: Desde al menos el siglo III A.C., los médicos han tomado el Juramento Hipocrático, un principio central del cual establece que el médico “no hará daño” al paciente. La realidad del aborto es que hay dos seres humanos cuya salud está en juego, la mujer y el bebé. La verdadera atención médica permite proteger ambas vidas.

—Las mujeres ahora se verán obligadas a llevar embarazos ectópicos: Ninguna ley en la historia de nuestro país, o en cualquier otro país que yo conozca, ha considerado que situaciones tan trágicas como la eliminación de un embarazo ectópico sea un aborto. Afirmaciones como estas no pretenden iluminar o aclarar, sino asustar y engañar.


Como Católicos, estamos llamados a una ética de vida coherente. En respuesta a la decisión de Dobbs, el Cardenal Gregory reafirmó que, además de defender la vida antes de nacer, también estamos llamados a trabajar por el fin de la pena de muerte, cuidar a los encarcelados, luchar contra el racismo, cuidar a los pobres, inmigrantes y refugiados, y defender valientemente la dignidad de los ancianos y enfermos. Tengo la bendición de pastorear un rebaño donde gran parte de este trabajo se lleva a cabo en silencio, con fuerza y de manera convincente a diario.


Nuestro coordinador de la despensa de alimentos, Chuck Smith, me informó que la existencia de nuestros alimentos y otras necesidades fueron alarmantemente bajas la semana pasada. Por favor, considere hacer una donación a la parroquia esta semana, y lea el informe de la despensa para averiguar qué artículos son los más necesitados en este momento.


En Cristo,








P. David

63 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo