UN MENSAJE DEL PADRE PATRICK - 12 DE AGOSTO DE 2022



Queridos Feligreses de San Martín,


En varias ocasiones mientras crecía, recuerdo haber visto una calcomanía en los autos que decía: “No Jesus, no peace. Know Jesus, know peace.” Era un juego de palabras ingenioso, pero ciertamente hay algo de verdad en esa calcomanía.


El Evangelio de este domingo viene de Lucas 12, 49-53. La lectura de estos versículos puede dejarnos inquietos. Jesús dice: “¿Piensan acaso que he venido a traer paz a la tierra? De ningún modo. No he venido a traer la paz, sino la división.” Pero, ¿no es éste el mismo Cristo que dijo a los Apóstoles en la noche de la Última Cena: “La paz les dejo, mi paz les doy”? ( Jn. 14,27) ¿No se apareció, después de su resurrección, a sus amigos en la habitación cerrada y les saludó: “La paz esté con ustedes”? ( Jn. 20,26) ¿Cómo debemos entender todo esto?


La misión principal de Jesús no era establecer la paz social en este mundo y en esta vida. Si lo era (y muchos piensan que lo era), parece que ha fracasado: partes de nuestro mundo están en guerra o al borde de la guerra; los cristianos son perseguidos por su fe; y hay división incluso dentro de nuestros hogares (Lc. 12, 52-53), por nombrar algunos. En cambio, la misión de Jesús era revelar, a quienes lo desearan, la “puerta angosta” que conduce a la salvación (Mt. 7,13-14). Al otro lado de esta “puerta angosta” se encontrará nuestra verdadera Paz, que es el propio Cristo.


Respecto a esta paz, recuerda que Cristo dijo: “La paz que yo les doy no es como la que da el mundo. Que no haya en ustedes angustia ni miedo” ( Jn 14,27). La paz que ofrece el mundo es efímera y sólo temporal. La paz que ofrece Jesucristo es duradera y nos sostiene incluso en medio de las luchas y los conflictos de la vida.


“No Jesus, no peace. Know Jesus, know peace.”


Have a blessed week.


In Christ,








Fr. Patrick

106 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo